Un museu secret al Poblenou custodia la memòria gràfica de Barcelona

La meva germana m’ha passat aquest article de Cristina Savall de ElPeriódico al que en parla d’un museu secret al Poblenou que custodia la memòria gràfica de Barcelona. M’ha semblat fantàstic i vull compartir amb vosaltres:

La inmensa colección de Marc Martí ya alberga el letrero luminoso de Vinçon y el rótulo del restaurante Caballito Blanco, ambos cerrados recientemente.

Entre las 60.000 piezas del coleccionista hay láminas originales de autores modernistas como Ramon Casas y Alexandre de Riquer.

Uno de los rótulos luminosos de Vinçon se exhibe en un local privado del Poblenou donde el empresario Marc Martí alberga una fantástica colección de letreros de comercios desaparecidos de Barcelona y de carteles publicitarios, entre ellos obras de autores modernistas como Ramon Casas, Alexandre de Riquer y Santiago Rusiñol y pósteres taurinos como el diseñado por Miquel Barceló para la última corrida en la Monumental hace cuatro años.

La familia Amat, propietaria de la histórica tienda de artículos de diseño del paseo de Gràcia, le cedió a Martí el insigne logotipo de neón creado por América Sánchez en 1972, que durante años alumbró el acceso de la calle de Pau Clarís, hasta el reciente cierre del negocio, el pasado junio, a causa de la caída de las ventas. Otro de los letreros está custodiado por el Museu d’Història de la Barcelona (Muhba). No solo la crisis ha afectado a los cierres. El fin de la moratoria para los alquileres antiguos de locales comerciales ha borrado de las calles barcelonesas medio centenar de tiendas y de restaurantes históricos, que no han contado con la protección municipal para mantener el valor patrimonial.

La colección es un recorrido por la memoria sentimental de la ciudad

En los últimos dos años se han derrumbado espacios de referencia y ello ha dañado la identidad urbana. Por suerte algunos rótulos se han salvado de ir al contenedor y ahora cuelgan en las paredes del almacén del Poblenou. Entre ellos, el letrero con letras doradas del restaurante El Caballito Blanco, que después de permanecer abierto durante 65 años en la calle de Mallorca bajó la persiana en septiembre. También hay rótulos preciosos de espacios que cerraron o que errónemente cambiaron la decoración hace décadas: uno con letras azules de una barbería, un neón del Bar Giol, parte de una fachada de una farmacia modernista, un rótulo de una perfumería que anuncia polvos, jabones y crema de azahar de Aguas de Gelart y las gigantescas llaves de hierro que adornaban la entrada de la cerrajería que los abuelos y padres de Martí tenían en la calle de Bailèn.

PANCARTAS Y BANDEROLAS

“Colecciono cosas desde los 10 años, carteles antiguos desde 1976, y rótulos desde los años 80, aunque al ocupar tanto espacio es más complicado. Solo hace ocho años que tengo esta nave”, cuenta Martí, a quien su negocio ha ayudado a mantener encendida su llama recolectora. Él es el propietario de la empresa que lleva su nombre, especializada en la fabricación de todo tipo de pancartas, banderolas y rótulos con nuevas formas y estructuras. A lo largo de estos años ha encontrado tesoros en muchos locales que han cambiado de negocio. “Los rótulos tienen valor sentimental”, describe. Le encanta recorrer anticuarios y mercadillos de segunda mano como Els Encants y el Mercat de Sant Antoni, donde busca carteles. “Pero hay mucha gente que no conoce lo que tiene. Muchas veces te quieren vender una lámina como antigua cuando solo es una reproducción”, explica.

La lámina más solicitada es la que Miquel Barceló dedicó a la última corrida de toros en la Monumental

No todo lo guarda en su espacio expositivo, adonde a veces acuden alumnos de diseño o agremiados del sector de la impresión. “Tengo otra nave en Badalona. La colección supera las 60.000 piezas, entre rótulos, carteles y objetos publicitarios”, señala Martí. Como buen previsor, desde 1977 guarda 10 carteles y banderolas de cada modelo que fabrica su empresa. El listado de pósteres es parte de la historia de Barcelona: propaganda electoral, las fiestas de la Mercè, obras de teatro, el cartel del concierto de los Rolling Stones de la gira ‘Urban Jungle Europa’, que recaló en el Estadi Olímpic de Montjuïc en 1990, o el de Bob Marley, diez años antes, en la plaza de toros Monumental. “Pero el que más me piden es el que Barceló dedicó a la última corrida de José Tomás en Barcelona. Me salen amigos de debajo de las piedras”, bromea.

Los carteles y rótulos más valiosos también tienen vida itinerante, ya que desde hace años Martí los presta temporalmente a museos e instituciones internacionales que programan muestras dedicadas al diseño gráfico, a la impresión y al trabajo artístico. En estos momentos algunos de sus carteles, entre ellos los de Ramon Casas y los de Alexandre de Riquer, se pueden contemplar en la Pedrera con motivo de la exposición ‘Modernisme: art, tallers, indústries, arts i oficis’. Los destinos más habituales son Catalunya, Madrid y Francia, aunque en más de una ocasión, sobre todo las ilustraciones de principios del siglo XX, han cruzado el Atlántico. México, Brasil, Colombia y Costa Rica acogieron en el 2007 la muestra ‘Spanish design’ con varias piezas procedentes de la nave del Poblenou, que después viajaron a Shangái y Pekín. Pero la exhibición de los tesoros de Martí que ha tenido mayor repercusión internacional fue ese mismo año en Nueva York cuando el Metropolitan Museum of Art programó ‘Barcelona and modernity: Gaudí to Dalí’.

Article de CRISTINA SAVALL / BARCELONA

Article original: http://www.elperiodico.com/es/noticias/barcelona/museo-secreto-rotulos-carteles-4735031

Salut i secrets!

EBDLN-Marc Martí-Museu-Secret-1

EBDLN-Marc Martí-Museu-Secret-2

Gràcies Bea.

SUBSCRIU-TE

Rep les actualitzacions del blog al teu correu:

, , , , , , , , , , , , , , , ,

No comments yet.

Deixa un comentari

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.